Presentación en Madrid de “Mi nombre de agua”

PORTADA
Portada de Mi nombre de agua, publicado en Ediciones de la Torre, 2016

Seguimos recordando los devenires de mi segundo poemario durante el mes de junio. Hoy quiero aludir a la presentación que tuvo lugar el pasado viernes 24 de junio en Madrid: una velada memorable, a pesar de que se cernía sobre mí la terrible sombra de las calificaciones del examen de oposición, que presentía -y no me equivocaba- funestas. Pero su proximidad no logró ensombrecer lo que se convirtió en una de las noches más bonitas de mi “carrera” literaria, gracias a las personas que me apoyaron y me transmitieron, con su presencia y su entusiasmo, la fuerza que necesitaba.

Fue en el precioso Pabellón del Espejo, en el Paseo de Recoletos. Allí ya había presentado en 2014 mi primer poemario y había quedado fascinada por el espíritu lírico, romántico, que desprendía, con su estilo art decó armonizado con las preciosas cristaleras. Los camareros, además, no podían ser más amables y solícitos con nosotros.

En la mesa, me acompañaron el editor, José María de la Torre -que ha vuelto a depositar su confianza en mis versos al publicarme Mi nombre de agua– y Eduardo Pérez-Rasilla, profesor de literatura de la Universidad Carlos III de Madrid. Su asignatura fue una de las únicas por las que no me arrepiento de haber estudiado Periodismo. Eduardo, con su sabiduría y su maravillosa capacidad para bucear por las aguas turbulentas de la literatura, hizo un análisis completo de mi obra, acertando plenamente respecto a su esencia.

Además conté con el inestimable acompañamiento musical de dos grandes de la guitarra eléctrica: Juan Casado y Álvaro Gabaldón, integrantes de la banda de rock The Vagus Group, y la ayuda técnica de Jacinto, trabajador del CEIPSO Tirso de Molina.

Junto a mí, recitaron poemas del libro, además de mi padre, mis queridos poetas compañeros de generación: María Agra-Fagúndez, Rebeca Garrido, Alberto Guirao, Eric Sanabria y Javier Lozano.

Entre el público asistente había familia, amigos cercanos, amigos más lejanos cuya presencia me sorprendió maravillosamente y conocidos interesados en mi libro. Hubo poetas y lectores de poesía; hubo personas a las que no les fascina la lírica, pero estuvieron allí por el aprecio que sienten por mí. Me sentí muy arropada y me encantó que el público disfrutara con el recital, porque la mayor aspiración de cualquier escritor es la de transmitir algo a quienes lo leen, a quienes lo escuchan: “Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres” (Rafael Alberti).

Os dejo unas fotografías del acto tomadas, en su mayoría, por Javier Lozano, y por otros amigos que estuvieron presentes y tuvieron la amabilidad de enviármelas:

Y por último, una serie de vídeos de algunos poemas de la obra que recitamos a lo largo del acto, grabados por Javier Lozano:


.



Anuncios

Una recomendación musical

Juan Antonio Simarro y el Cuarteto Pergolesi en la tienda de instrumentos  Hazen
Juan Antonio Simarro y el Cuarteto Pergolesi en la tienda de instrumentos Hazen

Hace unos días, tuve ocasión de asistir a la presentación del nuevo disco de Juan Antonio Simarro, su primer trabajo en solitario. Fue un emotivo concierto en la madrileña tienda de instrumentos Hazen, donde Simarro tocó el piano acompañado del Cuarteto Pergolesi.

Los asistentes experimentamos esa mágica sensación que se genera cuando la música invade el alma, inventa mundos y nos atrapa, alejándonos de la realidad, sumergiéndonos en recuerdos que encuentran, de repente, su propia banda sonora. La exquisita música creada por Simarro logra ese efecto, y este debería ser el ideal para todo compositor que se precie.

El disco de Juan Antonio Simarro nos introduce en universos oníricos y caleidoscópicos con tres “Sueños”, nos regala el magnetismo moderno del jazz en una “Noche en el Café Montarto” e incluso pone un broche final con el entrañable “Divertimento para Ukelele y orquesta de cuerda”, que fue interpretado también, con maestría, en el concierto de Hazen. Simarro nos muestra, una vez más, que la música clásica está muy lejos de poseer una sola faceta…

Os recomiendo vivamente su disco.

Juan Antonio Simarro al piano. Foto de Arturo Villarrubia
Juan Antonio Simarro al piano. Foto de Arturo Villarrubia