La Generación de las Galletas Desechas

He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura.

Allen Ginsberg, “Aullido”

Esta noche, en mi sueño, una Marbú Dorada me ha revelado que no tengo futuro (profesional). El carácter profético y solemne de tal augurio queda invadido por el patetismo de que sea una galleta quien me haya puesto sobre aviso. Pero, en cierto modo, la galleta es el símbolo de las ilusiones que se mojan demasiado en un vaso de leche y acaban deshaciéndose.

Nos ha tocado vivir en la generación de las galletas/ilusiones desechas. Al salir del instituto, tu galleta está intacta y crujiente. Pero, a lo largo de los años de universidad y, sobre todo, en esos que los suceden, acabas teniendo no una galleta, sino una masa informe, dulce, que convierte tus sentidos y tus aspiraciones profesionales en una papilla mezclada con leche.

Ginsberg vio a las mejores mentes de su generación destruidas por la locura. Yo las he visto fulminarse por la desmotivación, la más demoledora de las enfermedades y que se ha convertido, actualmente, en una epidemia. Por su parte, los políticos no hacen más que complicar aún más, con leyes absurdas e injustas, una situación ya de por sí desquiciante.

Qué postmodernista, pensaréis. Una Marbú Dorada ocupa el lugar que en otro siglo tendría un arcángel y me hace llegar su mensaje revelador: no tengo futuro. Y mi bonita colección de títulos, sazonados por la energía inútil de mis 25 años, se ríe a carcajadas desde el cajón de mi escritorio.

La banalidad, la desilusión, la mediocridad canonizada por la ley del enchufismo nos está torturando, deshaciendo, convirtiendo en papilla dulce –o amarga, dependiendo del caso-. Pero hay que seguir. Hay que decirle a esa galleta que no tiene razón, que la tormenta no dura para siempre y el sol debe encontrarnos despiertos, cuando regrese. Decir esto es fácil: lo complicado es no venirse abajo. Pero las grandes crisis son el caldo de cultivo de las generaciones más brillantes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Realidades del día a día y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La Generación de las Galletas Desechas

  1. Allen Ginsberg comería Marbú Dorada, sin duda. Gran reflexión, Marina.
    Un saludo muy madrugador.

  2. ¡Excelente texto! Decididamente, lo tuyo es la escritura en sus diversas formas… pero no olvides que para escribir cabalmente es conveniente vivir cabalmente (el compromiso, la pasión y todo eso).

  3. Claudia Lola Alonso dijo:

    ¡Qué magia! ¡Cuánta razón tienes sobre la locura o el desencanto entre políticas absurdas y en lo que dices de las brillantes generaciones! Y las gatellas están ahí, como el Cola cao o las viejas sopas de ajo, son solo nutrientes, no desesperes. Al fin y al cabo vivir es un sueño de libertad. Lo es para la gente madura, mucho más para vosotros los jóvenes como tú o mi hijo, que también es una persona excepcional. Un trillón de besos. Estoy deseando conocerte. Claudia Lola alonso.

  4. Pingback: Trato con la Muerte | Marina Casado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s