Convicciones anémona

01b44123b2a981352e2ae7b1b1aad43f
L’Anneau D’Or, René Magritte

La seguridad, ese insecto
Que anida en los volantes de la luz.

Luis Cernuda

 

He intentado buscar el equilibrio.

(He escrito tantas veces esto que, realmente, empiezo a creerlo).

Pero siempre responde el invierno. Con sus luces y sus sombras, sus algarabías de penumbra que dibujan lluvias también en mis pupilas.

Hoy miro el abismo, tentada de saltar otra vez; pensando, de nuevo, que no lo dudaría si me dijeran que mañana es el último día sobre la Tierra. Y ahora es cuando puedo reírme de mi pasado, de mi presente y de todos los futuros que lentamente se difuminan entre la niebla de aquello que todavía no puede ser recordado. Que tal vez no se recuerde jamás y muera despacio en el piso 72 de aquel rascacielos del que una vez hablaba.

Donde una vez soñaba. La ciudad se contempla, desde allí, como una diminuta maqueta asediada de luces de neón, de faros de coche que forman ríos delirantes de pequeñas tragedias. Nunca he subido, pero puedo sentirlo. Sentir cómo soñaba. Cómo la realidad se confunde con ese río de llantos deshumanizados que no contempla mi existencia, que se olvida de gritarme.

Así es como sigo soñando. Sola, distante, igual que un astro. Desesperada, como la última luz del otoño. Porque basta tener una convicción para perderla y verla convertirse en una anémona. La marea vuelve a acercarse a la orilla; continúa su ciclo, me pervierte de sombras. Después querremos huir y convertirnos en aire; marcharnos a altamar, desorientarnos.

En todo este tiempo, he perdido una ciudad y el final de una historia. He viajado al país del Trapecista sin toparme con sus ojos, con su guitarra enquistada. He seguido buscando desenlaces y me he encontrado, de repente, con la familiar presencia de unas chimeneas que me hablaban de infancia y cuentos de papel. He hallado luces inmersas en este caos, habitantes de un mundo que también yo habitaba y que creía olvidado. Lo llamaba Ánesthelv. Ahora, cobra tintes de abismo.

He intentado buscar el equilibrio, pero se me escapa entre los dedos como el aire que nunca llegaré a ser.

Anuncios

Presentación en Madrid de “Mi nombre de agua”

PORTADA
Portada de Mi nombre de agua, publicado en Ediciones de la Torre, 2016

Seguimos recordando los devenires de mi segundo poemario durante el mes de junio. Hoy quiero aludir a la presentación que tuvo lugar el pasado viernes 24 de junio en Madrid: una velada memorable, a pesar de que se cernía sobre mí la terrible sombra de las calificaciones del examen de oposición, que presentía -y no me equivocaba- funestas. Pero su proximidad no logró ensombrecer lo que se convirtió en una de las noches más bonitas de mi “carrera” literaria, gracias a las personas que me apoyaron y me transmitieron, con su presencia y su entusiasmo, la fuerza que necesitaba.

Fue en el precioso Pabellón del Espejo, en el Paseo de Recoletos. Allí ya había presentado en 2014 mi primer poemario y había quedado fascinada por el espíritu lírico, romántico, que desprendía, con su estilo art decó armonizado con las preciosas cristaleras. Los camareros, además, no podían ser más amables y solícitos con nosotros.

En la mesa, me acompañaron el editor, José María de la Torre -que ha vuelto a depositar su confianza en mis versos al publicarme Mi nombre de agua– y Eduardo Pérez-Rasilla, profesor de literatura de la Universidad Carlos III de Madrid. Su asignatura fue una de las únicas por las que no me arrepiento de haber estudiado Periodismo. Eduardo, con su sabiduría y su maravillosa capacidad para bucear por las aguas turbulentas de la literatura, hizo un análisis completo de mi obra, acertando plenamente respecto a su esencia.

Además conté con el inestimable acompañamiento musical de dos grandes de la guitarra eléctrica: Juan Casado y Álvaro Gabaldón, integrantes de la banda de rock The Vagus Group, y la ayuda técnica de Jacinto, trabajador del CEIPSO Tirso de Molina.

Junto a mí, recitaron poemas del libro, además de mi padre, mis queridos poetas compañeros de generación: María Agra-Fagúndez, Rebeca Garrido, Alberto Guirao, Eric Sanabria y Javier Lozano.

Entre el público asistente había familia, amigos cercanos, amigos más lejanos cuya presencia me sorprendió maravillosamente y conocidos interesados en mi libro. Hubo poetas y lectores de poesía; hubo personas a las que no les fascina la lírica, pero estuvieron allí por el aprecio que sienten por mí. Me sentí muy arropada y me encantó que el público disfrutara con el recital, porque la mayor aspiración de cualquier escritor es la de transmitir algo a quienes lo leen, a quienes lo escuchan: “Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres” (Rafael Alberti).

Os dejo unas fotografías del acto tomadas, en su mayoría, por Javier Lozano, y por otros amigos que estuvieron presentes y tuvieron la amabilidad de enviármelas:

Y por último, una serie de vídeos de algunos poemas de la obra que recitamos a lo largo del acto, grabados por Javier Lozano:


.



A mis lectores habituales

2016-03-10 15.05.05
Mi rutina en los últimos meses…

Tal vez debí escribir antes este mensaje, pensando sobre todo en aquellos lectores habituales de mi blog, gracias a los cuales esta página se mantiene viva. Es posible, queridos lectores, que os preguntéis por qué no escribo nada desde enero…

No he abandonado la página, como alguien ha podido llegar a pensar. Tampoco me he ido a Marte o me he convertido definitivamente a la misantropía. No, nada de eso.

La razón de mi ausencia es ésta: estoy preparándome las oposiciones de profesorado de Lengua y Literatura y el examen es a finales de junio. Un temario prácticamente inabarcable y horas dedicadas a la práctica de comentarios de texto, sintaxis y programación didáctica me mantienen prisionera del estudio. Llevo una vida de ascetismo que para él la quisiera el mismísimo Fray Luis de León.

Entre unas cosas y otras, se me acumulan las ideas y la necesidad de escribir, pero me falta el tiempo. Así que, de aquí a julio, mi ausencia será prácticamente constante. Pero después, volveré a la carga, porque escribir es para mí tan vital como respirar.

Mientras tanto, os dejo la grabación de una de mis pocas actuaciones poéticas de estos meses: un recital en El Laboratorio de Alcalá de Henares, organizado por la genial poeta Sofía Winter. Me acompaña Alex Tj a la guitarra. El vídeo, grabado por Eric Sanabria, ha sido editado por Javier Lozano y se encuentra en el canal de Youtube que comparte conmigo: La Canción Vagabunda.

.

Si os ha gustado el poema que recito, “Ícaro”, aprovecho este momento para confesaros que forma parte de mi segundo poemario, Mi nombre de agua, que verá la luz este año… ¡Os mantendré informados!

Muchas gracias por leerme y disculpad mi ausencia. ¡No me abandonéis! En julio estaré de vuelta con mucha fuerza. Por ahora, me despido…

“Los despertares”, en El Tragaluz de San Fernando

El pasado viernes 7 de agosto, mi primer poemario, Los despertares, atardeció en la ciudad de San Fernando, en un agradable restaurante llamado El Tragaluz. La presentación, de la mano del poeta Paco Ramos Torrejón, estuvo incluida dentro del ciclo de recitales Versalando, dirigido con mano maestra por Paco. Fue una hermosa velada en la que estuvieron presentes familiares, amigos y amantes de la poesía que quisieron darle una oportunidad a mis versos. Me sentí escuchada y valorada, que es decir mucho en poesía. Os dejo las fotos del acto, tomadas por el fotógrafo Ignacio Escuin:

11813518_1477687335859376_1446136424744283124_n
Con Paco Ramos presentando mi poemario
Minutos antes del comienzo del acto
Minutos antes del comienzo del acto
Con el poeta Paco Ramos Torrejón, que dirige el ciclo de recitales Versalando
Con el poeta Paco Ramos Torrejón, que dirige el ciclo de recitales Versalando
Presentando mi poemario en El Tragaluz
Presentando mi poemario en El Tragaluz
El acto fue un éxito en cuanto a asistentes
El acto fue un éxito en cuanto a asistentes (y en la foto aún no habían llegado todos)
Con Paco Ramos presentando mi poemario
Con Paco Ramos presentando mi poemario
Con Paco Ramos presentando mi poemario
Con Paco Ramos presentando mi poemario
Familiares, amigos y amantes de la poesía asistieron al despertar gaditano de mi primer poemario
Familiares, amigos y amantes de la poesía asistieron al despertar gaditano de mi primer poemario
Mi primer poemario, Los despertares, atardeció en San Fernando en un acto memorable
Mi primer poemario, Los despertares (Ediciones de la Torre 2014), atardeció en San Fernando en un acto memorable
Cartel del evento, dibujado a mano por María Kings
Cartel del evento, dibujado a mano por María Kings

Reflexiones, recitales y sueños

A veces, para comprender una realidad social a gran escala basta con desplazarse a un plano más cercano, más pequeño, más asequible.

En las últimas semanas, he sido testigo de la voraz –y veraz- lucha en un colegio público por el puesto de dirección.

No quisiera entrar en detalles… Pero Vito Corleone resulta un principiante frente a lo que allí se ha fraguado –y ojo, solo por una de las partes.

Finalmente, la honradez ha sido recompensada, por una vez, en España…

Pero no puedo imaginarme qué pasará a gran escala –partidos políticos, cargos de Estado- si esto ocurre, simplemente, en un colegio… El Poder, señores, que tienta demasiado.

Fotograma de "El Padrino" (Francis Ford Coppola, 1972)
Fotograma de “El Padrino” (Francis Ford Coppola, 1972)

Cambiando de tema, dejo aquí las fotos del recital poético que ofrecí ayer, 12 de junio, en el madrileño Centro cultural Paco Rabal. Agradezco desde aquí su interés al grupo de poesía de Vallecas Poekas, en especial a Elena Moratalla, por difundir la noticia de mi recital, y a Martín Lozano y Maribel Alonso, que tuvieron el detalle de pasarse a escucharme.

Recital poético el 12 de junio de 2013 en el Centro cultural Paco Rabal. Con Maribel Alonso, de Poekas
Recital poético el 12 de junio de 2013 en el Centro cultural Paco Rabal. Con Maribel Alonso, de Poekas

Recital poético el 12 de junio de 2013 en el Centro cultural Paco Rabal
Recital poético el 12 de junio de 2013 en el Centro cultural Paco Rabal
Recital poético el 12 de junio de 2013 en el Centro cultural Paco Rabal
Recital poético el 12 de junio de 2013 en el Centro cultural Paco Rabal

Por último, os remito a mi blog Como naipe cuya baraja se ha perdido… para que leáis mi última entrada, El Escondite del Águila. Se trata de un relato que en realidad es la transcripción exacta de un sueño –lástima que no me haya conocido Buñuel, porque habría hecho negocio conmigo…

Et… c’est tout!